div id='fb-root'/>

jueves, 19 de mayo de 2011

que pasa cuando papa va al pediatra?

Sí, ya le toca la revisión de los 6 meses. Y como ya me he incorporado al trabajo yo no puedo ir... que pasa cuando es el papá el que va al pediatra?

Si es un hombre ordenado , previsor  y tranquilo , no debe pasar nada.
Pero SI por una de aquellas , te has levantado con la hora pegada al culo, no le quitas ni las legañas a tu hijo, sales de casa remugando y además llueve... pasa lo que pasa.
 

Llevábamos una semana caótica, las ruedas del carrito se nos habían pinchado, quien me manda a mi tener ruedas así...  Dado que con ese carro no se podía salir, mi marido se llevó una sillita de estas ligeras que nos dejó mi hermana de cuando mi sobrino era pequeño.  La teníamos olvidada en el trastero y nos vino de perlas.


El caso es que antes de irme a trabajar le dejé una lista de cosas que tenia que hacer durante esa mañana y sobretodo de las cosas aquí le tenia que preguntar al pediatra.

Ayyyyyyyyyy las listas !!!  las hay de todo tipo y os aseguro que dan para un extenso y laaargo post. Pero en esta ocasión la maravillosa lista que le leí en voz alta , mientras él se apoyaba  con una mano  en el mármol de la cocina y e la otra aguantaba su taza naranja de café con leche...se quedó allí...
INtacta. No se movió ni cuando cerré la puerta.

Advierto que tengo la costumbre de cuando algo sé que no va a salir "exactamente " como tenía previsto, intento pre visualizar el momento para auto tranquilizarme que no puede salir tan mal.
Así que mientras bajaba los escalones de dos en dos, visualicé que estaría haciendo Cristóbal.

"mmmm en este momento se acabará de beber el último sorbo de café con leche, con tu taza naranja, es su favorita. Se dirigirá al cuarto de baño y lejos de afeitarse o acicalarse, meará con los ojos cerrados y arrastrando las zapatillas aterciopeladas color marrón de estar por casa, volverá a la cama.

Estoy segurísima que ni siquiera le echará un ojo a la cuna, para que? está dormido, no?

Visto que lo más grave que pueda pasar es que se le olvide la cita,  subo a coche y me voy al trabajo.

cuatro horas más tarde...
...
.....
.....



Cuando llegué de trabajar a las dos de la tarde me encuentro a mi señor esposo con un trapo de cocina sobre el hombro ,el mando de la wii en una mano y en la otra un bollo. Sí  y  migas de pan de en la barba de una semana.
-Que tal el pediatra? -le digo. 
-NI me hables ! ni me preguntes !! -Dice sin siquiera mirarme. Echo un vistazo a mi alrededor, buscando alguna pista... se le habrá olvidado??
-mmm que bien huele, que has hecho? mmm muslitos de pollo con vino que bueno, - intento despistarle a ver si suelta algo ya de una vez..
- ah... ahi tienes unas hojas que me ha dado porque dice que tiene que empezar ya con la papilla salada.
- ejem... pero le habrás comentado a la enfermera que ya come papilla salada desde hace casi un mes, no?
- no.
- no??!! - ESte no se entera !!! no se enteraaaa !!
 Para desestresarme y no darle de collejas hasta reventar, cojo a Jaume en brazos lo achucho y vuelvo otra vez a la cocina a por el segundo intento. Necesito más detalles.

la reconstrucción de los hechos quedaría así.
Sin paraguas, y sin plástico de burbuja el tío salió de casa escopetado y a cinco minutos de que le tocara el turno. Pero llegó a tiempo y además como fué por debajo de los balcones no se mojó... más le valía...
Estuvo calladito esperando a que le llamaran y le quitó el forro polar al nano que dejó encima de su chaqueta, que a su vez,  esta estaba encima del bolso cambiador colgado de la sillita de paseo.


Y ya se sabe estas cosas sólo puede ir de dos maneras, o bien o mal.

Sale la enfermera que es una mujer mayor con el pelo corto,  liso y canoso muy simpática y habladora.  Le toca, empieza la fiesta;

Jaume hizo una de estas cacas que traspasa la ropa, body, pantaloncito, pañal a rebosar, encima llorando, la enfermera mirando de reojo y por encima de las gafas y para colmo cuando saca al nano del carrito.... vuelca.
Pero no en medio de una enoooorme consulta que vaaa... sino una de estas xiquititas  de las que la camilla están encajadas de pared a pared y ojo.... 3 puertas, una en cada pared, con la báscula para niños detrás de una puerta junto a un perchero, y a lado de la otra puerta, una enooorme y transparente mesa de cristal donde iba la báscula para bebés.
Adiós mesa, a la otra que sea de madera , el que comprará el mobiliario se lució y mi señor esposo también, porque debe haber ingresado directamente al puesto numero uno de la lista negra de la enfermera del pediatra.
POr supuesto mi marido seguía con los brazos en alto y extendidos cogiendo al niño, y el pobre llorando, el niño digo...
SEgún él salío de alli todo lo rápido que pudo.
Según mi amiga Vanesa que tambien fué al pediatra ese dia, le vió salir de la consulta, dice que  le cayó la sillita dos veces más.
Él con el niño colgado de un brazo y  los papeles del pediatra  debajo del otro brazo en la otra mano  la sillita, el bolso, la chaqueta del niño, su chaqueta , su bandolera... vamos que pude reirme hasta la saciedad !

Ah ... siii la lista está aquiiii . Fítaje si pone que no le pongas peso a la sillita que puede volcar !!!!!

1 comentario:

  1. Jajajaja, lo siento no pude evitar reírme, es que los hombres son especialistas en no prestar atención y luego pasa "aquello" que queríamos que no ocurriese.
    Lo más importante es que al bebé o le pasó nada.
    Lo bueno, es que papá llevó a bebé al control, eso hay que reconocérselo, no todos son capaces (no se atreven).
    Saludos!

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...