div id='fb-root'/>

viernes, 29 de julio de 2011

HaSTa SieMPRe...

Sabeis ? hay una cosa que no llevo bien y a lo que me cuesta acostumbrarme.

Siempre me ha gustado ser controvertida. A ver, me explico...me gusta saber la opinión de los demás, aunque en realidad no me importa mucho lo que piensen de mí. NO es que tenga el ego subidito, sino que sé quién soy. Con mis defectos y mis virtudes.

Además llegó un momento en el que empecé a saber encajar los golpes, y ello hizo que me resbalaran las cosas negativas que vienen del exterior.
LLegó un momento en que "sus" palabras ya no me dolían, porque descubrí que no querían decir lo que decían.
POrque eran palabras cargadas de rabia y de dolor, porque se esfumaba una amistad de muchos años y ya no había marcha atrás...
En realidad se esfumaron muchas de un plumazo. Justo cuando decidimos casarnos en la intimidad y para sorpresa de nuestros amigos y familiares.

A nuestra boda sólo asistieron las 15 personas, más importantes de nuestras vidas; nuestros Padres y hermanos.
Nos vestimos todos de blanco y en un paraje natural inigualable nos dimos el sí quiero, bajo la atenta mirada de quien más nos quieren.


A la semana siguiente,  lo anunciamos a los amigos,  con una invitación en video para celebrarlo en la terraza de nuestra casa.
Y ahí empezó una guerra interior para la que no estaba preparada. Perdí a mis amigas de toda la vida, supongo que porque creyeron que ellas deberían haber estado invitadas al enlace íntimo. ...una de ellas no supe nada durante un año. Dos de ellas se casaron ese año y nada.

Hasta el día anterior esperé que me llamaran para hablar y darme las gracias por el regalo que les envié por sus bodas... y la contestación a la carta que les entregué en mano. Pero nada.
Sin respuesta por su parte un día nos encontramos por la calle, y yo al ver que ni me miraron cruce la cera, y me planté delante de ellas para decirles que eran tenían la sangre de horchata.... y lloré. EN plena calle... ya así me fuí a casa. Con un disgusto del copón que me duró semanas.
Justo hasta que no sé cómo, acepté un café con cada una de ellas por separado. Sí soy masoca... pero las echaba taaanto de menos!!!

POr un momento durante las conversaciones creí que ellas también me echaban de menos, y sus propuestas de volver a quedar todas las semanas se quedaron en ese café.

NO fué tiempo suficiente para olvidarlas, ni para perdonarlas, pero al menos ya no me dolían tanto con su actitud. Me dí cuenta que nuestros caminos iban en direcciones opuestas, que yo hacia muuucho tiempo que no tenia nada en común y que actuaron premeditadamente y todas en grupo. ninguna fué capaz de reaccionar y pensar, eh!! que mi amiga está sufriendo!!

Gracias que estuvimos arropados por muchos otros amigos que nos demostraron con creces que somos tan importantes como lo son ellos para nosotros.

EN su lugar vinieron rapidamente otras personas.
No necesitaba entonces, ni ahora, gente que no sabe reaccionar a tiempo. Gente que no es capaz de pedir perdón o dar un abrazo.

Me duele haberlas perdido...pero me he quitado un lastre que me pesaba.
AHora estoy feliz con otras mamás que coincidí en las clases de preparación al parto.
Juntas nos apuntamos a natación para embarazadas...y después han llegado muchas paellitas, tardes de piscina, salidas al campo, compras... y muuuuuchas horas de charreta.

... estoy bien, estoy agusto con mi alrededor y estoy feliz.

Así que hasta siempre ... recordaré nuestros buenos momentos, pero tendré presente los malos para saber que no supisteis que, un abrazo cambia muchas cosas.

4 comentarios:

  1. Que duro es perder a gente que se quiere pero como bien dices, has conseguido rodearte de mujeres que te hacen sentirte mejor y quizás ese ciclo con tus antiguas amigas ya pasó. Duele pero si no te hacían sentir bien, me parece que hiciste lo mejor. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Aurelia.
    Qué buena reflexión. Intenté ponerme un poquito en el lugar de tus amigas y por un momento entendí su molestia, sin embargo, creo que la llevaron muy lejos. No me parece que haya sido un acontecimientod digno de dejar ir una amistad, en todo caso, si de verdad hubieran sido tus amigas hubieran tratado de entenderte porque se supone que conocen tu forma de ser y así te quieren. Pero más bien lo dejaron ir el barquito de la amistad y no hicieron nada por detenerlo. Qué pena.
    Pero cómo bien dices, dejaron libre el lugar para nuevas personas que sí valen la pena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. gracias chicas!!! La verdad es que íbamos a posponer la boda, porque tuvimos un palo económico muy grande ese año y al final decidimos que no. Que en vez de invitar a 400 personas, seria con los justos. Y los demás si nos quieren se alegrarían. DE hecho hemos creado secuela, porque varios amigos nuestros cogieron la idea y nosotros nos hemos alegrado muchiiiiisimoooo. Y nos vino bien, para saber quien está ahí.
    DE hecho, hicimos una mudanza expres y pedimos ayuda y se plantaron varios amigos con furgonas y guantes y ellas... no. Empecé a darme cuenta que yo no necesitaba gente así. Como bien has dicho Adriana, dejaron ir al barquito...

    ResponderEliminar
  4. Hola guapísima:
    con situaciones como esa uno descubre quien es realmente un amigo con mayúsculas...por lo que detrás de tanto dolor hay una contra-cara positiva...
    Las personas evolucionan de diferente maneras, y creo que tu saliste vencedora, así que animo y una abrazo fuerte

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...