div id='fb-root'/>

jueves, 15 de septiembre de 2011

Presión en el trabajo

No sé si lo que voy a contar, es correcto del todo, o como digo en el encabezado podría llamarse presión.

Ayer el encargado de mi empresa, me dijo que cómo otra compañera se va a incorporar de su periodo de baja por maternidad, se ve obligado a decirme que tengo que cambiar el horario. ( no me dió mucha información, en su línea vamos...)


Le dejé hablar porque me quedé estuperfacta. Entre otras cosas porque la chica que entra está en oficina, administración, y no afecta en nada a mi puesto de trabajo. Pero según él, desde central le han dicho que no podemos estar las dos a media jornada por la mañana.
TRabajo en unos grandes almacenes de bricolaje.


Mi paranoia empezó a no dejar que me concentrara en mi trabajo durante toda la mañana....   Que si me estaba presionando para trabajar a jornada completa.... que si a lo mejor me estaba pidiendo que fuera por las tardes.... que si me negaba a lo mejor me despediria... buuuf !!!
Como no queria irme a casa con ese tejemeneque en la cabeza, al acabar mi jornada le busqué y le pregunté que a qué se debian esas prisas.
A lo que me contestó que prisa ninguna, pero en menos de dos semanas quería tener mi contestación.

No lo entiendo. Me estaba ofreciendo una alternativa? o me estaba presionando a que cambie mi turno para que la otra chica se beneficie porque lleva más tiempo en la empresa? o le da igual lo que hagamos las dos?
Me he informado en un sindicato, y no me han hecho mucho caso, alegando que desde la empresa me pueden cambiar el horario que a ellos les venga mejor,  y yo que??  me traigo al niño alli? lo dejo en el cuarto de contadores??

Así que me veo obligada a ir a buenas. DIgo "me veo obligada," porque ultimamente estoy a la defensiva, por tantas cosas "raras" que veo y me perjudican profesionalmente.
Y ahora con este cambio de turno, me veo totalmente obligada a buscar guardería, cosa que no tenia pensada hasta el año que viene. MIs padres lo tienen por las mañanas y yo por las tardes. .
Además lo que voy a ganar de más, trabajando a jornada completa se lo come los gastos de guarderia así que no me compensa.

NO quiero ponerme a malas con la empresa y exigir nada. ...  conmigo no han tenido ningún tipo de consideración; ni en el embarazo ni en la vuelta.
Además en mi vuelta al trabajo, me han destinado a otro sitio sin posibilidad ninguna de volver a mi anterior puesto. Me siento como timada. POr mis compañeros porque veo que a rodo el mundo le da lo mismo y no me apoyan, y por mi jefe, porque si no me quejo no me hace ni caso. Vamos ni aún quejandome !!!

Supongo que no me queda otra que ver guarderia e intentar negociar las mañanas y alguna tarde en el trabajo. Es decir incorporarme a 30 horas semanales en vez de a 40 horas que me ha dejado caer. Ahora mismo estoy sólo por las mañanas con 21 horas semanales.

Aún asi sigo sin ver que me compense, porque repito que la guarderia se va a tragar el dinero de diferencia de horas.

Me da rabia, me siento impotente, incluso diria que me siento celosa, porque me siento ignorada. 

No entiendo nada... nunca hemos sido uña y carne los compañeros de trabajo pero nos llevabamos bastante bien. Ahora... parece uqe nos vamos poniendo la zancadilla unos a otros.

No entiendo es porque a la gente que no es competente no le dan una patadita en el trasero. o al menos una reprimenda... aunque sea chiquitita...
Todos los día recibo criticas de algunos compañeros que son un poco gárgolas. ( no todos, eh!)  Qué hago?? me chivo?? me lo cargo a la espalda??? me río??  Pienso que para  llevarse bien con tanta gente, una tiene que ver, oir y callar.

Pero hasta cierto punto. Mi puesto antes de quedarme embarazada, estabamos rodando en turnos en el mostrador de información. Atendiendo cosas tan dispares entre sí como reclamaciones, financiaciones, encargos... y me encantaba lidiar con todo eso. MI trabajo me mantenia activa, y me sentía reconocida, y me encantaba poder practicar otros idiomas con la gente con total libertad.( pese a mi pronunciación tan pésima)
Pero érase el dia en que comuniqué por escrito que estaba embarazada.... y empezaró a cambiar todo.


Desde entonces me dí cuenta que mi jefe dejaba pasar muchas cosas, porque para él no tenian importancia. Como la de darme una silla con respaldo en vez de un taburete roto, de una incidencia... aún está el mismo taburete.

Pero el trabajo me gusta. HAsta hoy tenia un buen horario y buenas condiciones, pero ya no hay compañerismo. Hemos pasado por dos eres que han destruido por completo al confianza entre nosotros. Echaron a unos cuantos compañeros y nos tuvieron en vilo hasta el último momento, dejando en evidencia un comportamiento egoísta por parte de algunos para dejar en mal lugar a otros.

Todo esto me hace pensar otra vez... debo decer sin más?

Cuanto más lo pienso, más me altero. LO mismo me pasa por llevar 3 cafecitos en el cuerpo.
Me voy a la cocina a buscar una manzanilla con anís a ver si me relajo. NO puedo ir a preguntar  a las guarderia en este estado de ánimo... a ver si mañana lo veo todo de otro color.
Igual soy yo que me sulfuro sola...

4 comentarios:

  1. Vaya corazón, lo siento, la verdad es que suena a una putada gorda. Ya nos vas contando, espero que se solucione... Un besado fuerte

    ResponderEliminar
  2. gracias guapa!! intentaré ser optimista porque todas tenemos rollos de estos cuando tenemos peques. Yo creo que mañana lo veré con otros ojos. LA almohada a veces ayuda jejejje....

    ResponderEliminar
  3. Buf, en todas las empresas en las que he estado (y han sido muuuchas) los jefes siempre ha sido unos cabrones que no tiene ninguna consideración con sus empleados. Pero la cuestión de las embarazadas o mujeres con niños pequeños es su espinita más profunda. Se supone que hasta que el niño cumpla tres años no te pueden echar por tonterías y que tienes derecho al horario reducido. Cambiarte la categoría, sueldo, horario sin tu consentimiento es ilegal. Y no te pueden echar por eso tampoco. En teoría tienes las de ganar y no hace falta ir de malas. Vas a tu jefe con tu mejor cara de ángel y le dices con voz lastimera: "Cuanto lo siento por esa chica que se incorpora, pero mi cambio de horario es imposible. Mire que lo he intentado. He hecho números y mil planes alternativos, pero no me cuadra. De verdad que lo siento por la empresa. Y ya sabe usted la de sacrificios que he hecho por ella porque me encanta mi trabajo, pero en esta ocasión me resulta imposible... bla, bla, bla" Que puede contar contigo para lo que quiera, que ya sabe que estas muy implicada... Todo el rollo, pero que al final es un NO definitivo a su propuesta. A mi me funciona, aunque eso sí, te va a mirar con cara de pocos amigos. Tú ponle cara de angustia y listo. Si no te vale el truco te lo hará saber más directamente y entonces sí que llegará el momento de tomar decisiones drásticas.
    En cuanto a lo compañeros, hay de todo, pero suelen ir a su bola. En mis comienzos yo solía hacer piña con ellos, pero enseguida me di cuenta lo poco que les hace falta para dejarte sola ante el peligro. Ahora me llevo bien con la gente, pero peleo por mis cosas, el resto que se busque la vida.

    Mucho ánimo y paciencia, porque la cosa nunca va a mejor y la que te lo tienes que tomar con humor eres tú. Más vale reirse de lo absurdo de la situación que explotar. Cómo le dije un día a mi jefa que me llamó la atención por reirme de alguna tontería de mi superjefe: "Elige: o me río o el día menos pensado traigo la recortada al trabajo".
    Con la excusa de la crisis en mi empresa hemos pasado por eres, amenazas, cambios de sueldo, categorías, horarios... y todo vendido como "No hay otra solución y vosotras sabréis lo que os interesan vuestro puestos de trabajo". A mi mis jefes me odian porque siempre me presento en su oficina con el rollo que te he contado. Y si me niegan un día de vacaciones, me pongo mala al siguiente, Si me dicen que me tienen que bajar un poco el sueldo me lo cobro en teléfono, impresiones, fotocopias... Lo que sea, si tengo que hacer horas extras, llego tarde la mayoría de los días. También es verdad que mi puesto de trabajo necsita de una formación previa y un rodaje para que termines haciéndolo bien, con lo que es raro que echen a alguien del departamento. Y eso que es una tontería, pero tienes que aprender los códigos de memoria y saber cuando ponerlos. Los cierto es que falta poco para que no me salga rentable ir a trabajar. Cuando llegue ese día me despediré de todos y me iré a buscar otros caminos para mi vida. Otra cosa que he aprendido es que ningún trabajo es definitivo ni el mejor. Después llega otro y otro y otro.

    ResponderEliminar
  4. Yo también estaría indignada con lo que cuentas.Te aconsejo que vayas a otro sindicato,y si no a otro...que te muevas y te informes y desde la información de los derechos que tienes actúes,porque manda narices!!!.
    Muchos besos y espero que se solucione.....

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...