div id='fb-root'/>

domingo, 28 de abril de 2013

tick en el ojo

Hará cosa de dos meses Jaume venía a casa con un tic en los dos ojos muy extraño. No iba acompañado de legañas ni de ojos rojos.
Fue un poco de repente, sin darnos cuenta. Lo comentamos en la guarde para que se fijaran si en clase lo hacia y nos dijo que no era el único niño.

Fuimos al pediatra, que no era el de costumbre porque estaba de vacaciones. Y la mujer que nos atendió nos dijo que pasáramos por el oculista. Tampoco le dio más importancia, así que procuramos no alarmarnos en ningún momento, pese a que la abuela paterna no paraba de repetir que su padre llevaba un parche en el ojo desde los dos años y blablablá....

Fuimos al oculista al día siguiente y nos dijo que todo era normal, se defiende muy bien de lejos y de cerca y que por el momento no era cosa de la vista.

Así que volví a la guarde con la intención de llegar al fondo cuanto antes. Las profes, muy amables en todo momento se les ocurrió que si podría ser alérgico al polen o al polvo. Que había otro niño que seguía haciendo lo mismo.
Hablé en cuanto pude con la madre para saber si sabía el porqué y seguía como yo, sin saber nada.

Eso sería un viernes, así que hasta el lunes como no era de carácter urgente, no podíamos hacer nada más. Salvo estar atentos por si empeoraban la frecuencia de los tics.

Nos dimos cuenta que si los papás hablaban fuerte Jaume tenía tics más fuertes y consecutivos. Como forzados. pero cuesta creer que un niño de dos años fuerce esas cosas, no?

Probamos a distraerlo, y cuando jugaba a algo que le gustaba, como el balón o tirarse por el tobogán, no lo hacía.

Llegó el lunes y advertí a las profes que estuvieran atentas por la mañana. Me dijeron al recogerlo que ya no lo hacía con los dos ojos, sino sólo con el izquierdo.

Empezamos a valorar que, tal vez lo causaban situaciones de estrés. Por ejemplo que un niño que le quite un juguete, cuando levantamos la voz, cuando le reñimos...
También pensamos que podría ser que el otro niño lo hiciera por estrés, y el nuestro sólo le copiara. O al revés...
Pero  mientras nosotros nos pasamos casi una semana investigando... desapareció. Sin más.

No sabemos la causa exacta pero nos ayudó leer varios artículos publicados en la blogosfera.
Entre ellos este; /tics-nerviosos-en-los-niños  .






4 comentarios:

  1. Daniel también tiene tics de vez en cuando. A mi me preocupan bastante, pero a la pediatra nada. Supuestamente, los niños pequeños no saben expresarse bien y liberan su estrés como pueden. Me alegro de que Jaume ya no tenga el tic. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Guapa... ya verás como a Daniel se le va en nada. besoss

      Eliminar
  2. Mi hijo tuvo eso en su día y al igual que tu, mucho ruido y pocas nueces!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mejor. AL final nos preocupamos por demasiadas cosas...que si algunas se solucionan solas mejor que mejor!!

      Eliminar

me encantará saber tu opinión...