div id='fb-root'/>

viernes, 28 de marzo de 2014

y se cayó por el cuarto piso....

Esta semana es que ha sido la monda lironda en cuanto a disgustos.

Xavi, nuestra gatita, es muy juguetona y dulce.
Tiene la costumbre de esconderse en las esquinas y echar a correr como si la persiguieras. Pero vamos que se echa unas carrera... y en una de ellas, con la intención de subirse a una silla... calcula mal... salta por encima de ella y se va directo por la ventana. Así como en videos de primera.  Y yo mirando atónita como el gato volaba  y caía en picado desde un cuarto piso.... quinto contando que cayó en el patio de la planta baja.

Me faltaron piernas para bajar la escalera y la del primero amablemente me dejó pasar para saltar por su venta a un tejado de un patio y coger al gato.

LA pobre había caído de pie, lo normal diréis. Pues no, la última vez persiguiendo una mosca, cayó de costado y se rompió varios huesos.

Ayer cayó de pie, pero cuando la cogí estaba temblando con los ojos muy abiertos y la cola erizada.
Sin rastro de sangre y pudiendo apoyar todas las patitas, dio tres pasitos hacía mí, la cogí  y reboté hasta la ventana de mi vecina y subiendo de dos en dos los escalones hasta llegar a casa. ( NO, no tenemos ascensor. )

Pasé inspección;
Le faltaban los dos dientes de la vez anterior ... nada más. Le repaso la columna... la patitas... los ojos, orejas... nada. la dejo en el suelo, se fue despacito hacia mi habitación, subió a la cama y se puso en mi  lado haciéndose una bolita.

Durante  las seis horas siguientes no se desenroscó, ni comió , ni bebió ,ni vomitó ....nada.

Pensé que debería haber ido al veterinario.... pero siento decir que no me puedo permitir una visita de cincuenta euros para el gato.
Estuve pendiente toda la noche de la pobre, que durmió encima de mi mesita enroscada en su camita. NI un sólo ronroneo.

Esta mañana, sobre las siete me he despertado y no estaba. Pensé que me la encontraría en el pasillo ... ya sabéis... pero no, estaba tumbada encima de mi cama sobre mi batín. No la había visto.

El resto del día ya ha ido a mejor... menos mal. Me ha ronroneado al llegar del trabajo y ha comido algo. Eso debe ser buena señal.


Con todo el jaleo, no le había dado importancia al hecho de las cobayas estuvieran hoy raras. De normal , por la mañana, cuando escuchan como preparo la leche , me silban. Sí, sí, son graciosísimas, porque tenia entendido que lo hacen cuando están asustadas, pero como yo les silbo a menudo para llamarlas, parece que me contestan.

Total, que esta mañana no han salido, pero con lo del gato, lo he pasado por alto.

Este mediodía, como macho alfa tenia comida de con los del trabajo, y yo también, y el peque se ha quedado en el comedor del cole.... pues he llegado sobre las cuatro y media a casa desde las ocho y media que he salido.
El gato estaba bien, me ha ronroneado un poco y sólo han salido dos cobayas.
Y ahí me he asustado.

LA que falta, Dora, que en realidad era Manolo pero se quedó en Dora,( por la exploradora) , ésta no había salido. Hacía unos días que se comportaba raro.


De normal era la dominante. La que primero husmea, la que que primero corre, huele , come silba vamos... la cobaya guerrillera. la menos cariñosa. La que chascarrea los dientes si la tocas mucho.
pues bien, llevaba unos días en que cuando me sentaba a darles comida buscaba mi mano para sentarse en ella.


El ritual de la comida, durante el día es en su mansión de dos pisos, pero por la noche las saco y las dejo libres por la galería de la cocina, tapo la lavadora para que no se colen por ninguna esquina y ellas corretean mientras Jaume y yo estamos sentados con verdura en las manos para coman de ellas.
Ponemos tubos que les encanta entrar y salir, y nos rodean cuarenta veces, suben y bajan de nuestro pies... en fin se divierten.



Pepa y Jordi, madre e hijo, vienen y comen tranquilamente. Pero Dora solía dar un tirón a la hoja y comérsela a distancia.
Entenderéis que encontraba raro que NO se comiera la comida y además se quera en mi mano. Como buscando que la coja o me acerque. Como buscando mi calor.

La tenía una rato conmigo, acariciándola y dándole comida aparte.
Al día siguiente lo mismo....aunque cada vez pesaba menos. Hasta hoy.
Cuando he levantado la tapa del segundo piso, estaba muerta.

SE me han saltado la lagrimas... la he envueltro en papel de cocina y he ido al cole a por el peque.
Durante el camino pensaba como decírselo. Hoy no hemos ido al parque porque hacia mucho viento...
Le he dado un baño a a Jaume porque iba de tierra hasta dentro de los calzoncillos  y cuando lo he dejado con su pijama sentadito en el sofá para expicarselo va y se duerme.

No se lo he dicho, pero tampoco puedo tener al cadáver en la galería... así que Cristóbal piensa que no es necesario hacerle la explicación porque se hará un lio y todavía es pequeño. Le diremos que se ha perdido cuando pregunte y no le daremos importancia.  A ver que pasa.



He acostado a Jaume en su cama, y era la hora de sacar a las otras un ratito de la jaula.
ESta vez he dejado a Dora en medio de la galería, con el papel de cocina. Yo me he sentado en una esquina como siempre, con verdurita freca en la mano... y  sabeis lo que han hecho las otras dos cobayas? 
Oler y estirar a Dora hasta una esquina y sentarse encima, haciendo entre las tres una gran bola.
Jolin... me he puesto a llorar. Estaban dándole calor!! Os lo podeis creer? al cabo de ...como de tres o cuatro minutos inmóviles, han venido a por la comida. Me las imagino que habrán estado así hasta que la he sacado de la jaula... y me salían unos lagrimones...

En fin, he tapado con el papel de cocina a Dora y la he metido en una cajita, Descansa en paz... Dora te echaremos de menos.



9 comentarios:

  1. joder nena cuanta cosa... lamento la perdida de la cobaya. Comunicárselo a los peques es complicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. madremia... y tanto! cuando llegue el momento y me pregunte por la cobaya ....buuuufff

      Eliminar
  2. Ay, qué cosas tan tristes te han pasado... Pobre Dora... ¿Y cómo está la gatita? Me ha preocupado mucho. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bien bien, más cariñosa que de costumbre pero cuando me he despistado estaba en la cornisa de la venta otra vez... menos mal que la mosquitera estaba bien puesta...

      Eliminar
  3. :( pobres compis de Dora..
    Que sustos y malos ratos en tan poco tiempo. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.... es que cuando les coges cariño ... te lo pasas mal.

      Eliminar
  4. Se les coge muchísimo cariño y cuando les llega la hora te sorprendes de lo que los echas de menos.

    Espero Xavi se recupere pronto. Es verdad que los veterinarios son caros porque no están subvencionados, aunque deberían.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buff me sentía fatal... pero es que cuando no se puede no se puede. Atenciones en casa no le faltan... creemos que Xavi es terca y dura y seguro que pronto está corriendo otra vez. Grcais!!

      Eliminar
  5. César también voló desde el tercero al jardín, con menos suerte que Xavi, se partió el paladar y le tuvieron que coser y estar ingresado 2 días. Doble susto :(.
    Saludos,

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...