div id='fb-root'/>

martes, 24 de junio de 2014

las vacaciones del peque

Segundo día de vacaciones del peque, repasemos la lista de desperfectos.

- cojín BLANCO del sofá rayado con boli .
- guerra de pistolas de agua,  EN EL SALÓN, entre la iaia y el nieto.
- desajuste total de horarios. Ayer se durmió a las 0:45. No quise preguntar cuantas horas se echaron la siesta. Pero yo diría que rozaron las tres horas...
- ha entrado una segunda peonza en casa. No hay nada más silencioso que el ruido de una peonza rodando sobre un gres rustico.
-Jaume está afónico.
- Aprovechando que no está la mamá, Jaume le ha hecho creer a la iaia que come siempre sentado en el sofá. Y la abuela va y se lo cree... os digo hasta donde hay migas de pan y pasta de macarrones? os hacéis una idea?

En fin...

La escuela de verano empieza a la semana que viene, así que mi suegra se ha venido esta semana para quedarse por las mañanas con el peque.
Nos llevamos bien, la quiero mucho....pero por diossssssssss que manera de roncaaaaaaaaaaaaar! y de hacerme la contra!!

miércoles, 18 de junio de 2014

miercoles mudo... yo también sé!

 
miraaa maaaaaamaaaa yo también sé!!
y los de la tienda se partían desde dentro y yo me lo comí a besos!!

viernes, 13 de junio de 2014

Nit de Dones

Y com viene siendo habitual cada último viernes de mes toca la NIT DE DONES. Y es que es un momento especial, de relax, de no escuchar a los hijos berrear para ir a dormir, de no hacer cena, de olvidarse del pijama de ositos y las bragas de algodón y ponerse guapas.

Pero guapas de vaqueritos sexis, camisetas con transparencias, dos dedos de maquillaje y taconazos. Porque dejamos a un lado nuestra tarea de madres para convertirnos en confidente de cotilleos indecentes, de contarnos nuestras cosas de manera lujuriosa, de sentirnos libres de la rutina, de reir de manera tonta porque el vino se nos ha subido a la cabeza...

Eta vez tocó en casa de mi amiga Jaci. Ella vive en el centro, todas vivimos muy cerca entre nosotras así que sólo es un paseíto de escasos cinco minutos.

Chus no sé despertó en ninguno de los gritos de gallina que dábamos en el salón, y por su marido ni se preocuparon, porque se fue con el mío. Yo sí me preocupé porque pensé que a ver cual de las dos fiestas se alargaba más y aun llegaría yo contentilla a casa y me los encontraría con una interminable partida del FIFA 14.

 Bueno, el caso es que a las nueve y media íbamos apareciendo y nos acomodábamos en  la mesa de las confidencias. Entramos con la risita tonta al salón porque Jacin adornó la mesa principal con velas, cosa que nos encantó. Puede pareceros una tontería pero es que es nuestro momento, y cualquier cosa que hagamos nos parece especial.

Cuando llegamos, la mesa grande de madera oscura, estaba ya cubierta con su mantel casto de tela a cuadros beis... esperándonos.

Dejamos los bolsos en la cocina y sacamos algunas cosas de picar entre todas, nos sentamos y tan pronto estuvimos listas devoramos la cena.

Nada más entrar y mientras las demás cotorreaban en la cocina dejé caer unas misteriosas cajitas delante de cada copa.



No les dejé abrir las cajitas hasta que servimos el Daiquiri que había hecho en mi casa unas horas antes.

Lo hice muy suavecito, una bandeja de fresas por la licuadora, con un poco de limón exprimido, mucho ron y azúcar. El hielo hizo el resto. Sólo diré que el cubo que traje se acabó.

Originalmente creo que se mezcla ron y ginebra.... pero yo en mi casa tenía olvidad una botella de ron y fue lo único que se me ocurrió. Quería habérmelo currado un poco con la sombrillita y rociar el borde de la copa con azúcar y la fresa partida.... pero es que sino me perdía el hilo del cotilleo y sabéis que estas cosa van rápidas y no repiten, la información vale su peso en oro!

Cuando acabamos la cena, y el postre de tarta de tres chocolates que se marcó la anfitriona, sacamos el cubo de ron con unas pajitas. Tuvimos la decencia de servirlo en una copitas para empezar poquito a poco, pero cuando destaparon a primera cajita, alguna se bebió la copa de una trago.

Esto era un juego de adultos, dentro de cada caja, había una serie de preguntas calificadas como de un rombo , dos rombos o tres rombos según el grado de golfería de la pregunta. Además al final de la misma y para hacerlo más fácil, te indicaba si era una pregunta para otra persona o algo que tenias que responder en voz alta.

Fue muy divertido, alguna se sorprendió de las contestaciones y nos reímos muchísimo. Creo que la poca vergüenza que nos quedaba se nos escurrió entre las risas.

cuando acabamos la ronda de preguntas, empezamos a inventarnos otras, la cosa no se desmadró demasiado, porque mis chicas son algo recatadas, pero la quiero mucho. Es que son tan diferentes unas de otras!

Nos quejamos del tabú que suele haber en esta clase de conversaciones y brindamos por nosotras no sé cuantas veces.
Luego ya nos pusimos tontorronas y melanconicas, no sabemos beber. LA anfitriona empezó a sacar álbumes de fotos del año catapum y nos vimos de todas las maneras habidas y por haber.
Delgadisimas y monísimas de la muerte, de boda, de bautizo, embarazadas, de pequeñas... en fin....



Yo trabajaba al día siguiente y aún así salí de allí sobre las dos y media... otro Chin chin por la nit de dones!!






 



martes, 3 de junio de 2014

buscando escuela de verano

Creía que esto tardaría en llegar...pero ya está aquí. Tengo amontonadas en la mesa del ordenador un montón de publicidad de escuelas de verano.
Que si de su antigua guardería, que si la escuela de verano publica, que si en una casa de campo, una ludoteca, un gimnasio, la guardería al que irán la mayoría de niños de su clase... Y todas se me salen del presupuesto.
Ya sé que no tengo que pagar el comedor este mes, pero es que me lo voy a gastar en comida igual. Además voy a pagar por la escuela de verano, lo que me vale dos meses de comedor del cole. Y si elijo sólo la primera quincena... se va a pasar mes y medio sin estar con niños de su edad.

Porque aquí tenemos el dilema de todos los años. Exprimimos a los abuelos? es injusto, los padres somos nosotros, deberíamos buscas otras opciones, pero la impotencia de ver cómo las "opciones " son taaan caras me llena de rabia.

Porque últimamente sólo puedo pensar en todo lo que valen las cosas?

Camisetas, zapatillas, comida, seguros, hipoteca, taller del coche... y así podemos entrar en un bucle donde no saldríamos jamás.

El verano podría plantearse como algo relajante, pero solamente se convierte en un " donde dejo al crío?"

Que difícil es compaginar trabajo y conciliar la vida familiar.!!