No hay latido

El  domingo pasé toda la tarde tumbada, intentando jugar a algún juego de mesa en familia, pero estaba desganada y sin fuerzas.

Sabía que algo no iba bien, me quedé todo el tiempo que pude acostada porque parece que así me dolía un poco menos. Y tras otra noche horrible, el lunes avisé en el trabajo que no iría.
Fuí a mi médico, le expliqué mis dolores y me dijo que estuviera acostada y me daba la baja

A mediodía, sangré como una regla. Cogí aire y  volví a urgencias.


Lunes ...urgencias

En la sala de urgencias me invadió una sensación de vacio pese a sentirme muy hinchada. Algo no iba bien, es un presentimiento que me acompañaba durante días. Pero en el fondo quería estar equivocada.
Pasé  a ginecología y me dijeron que no había latido y que aunque la bolsa estaba intacta el feto estaba en una esquina de la bolsa a punto para ser expulsado.

Un nudo en la garganta no me dejaba casi respirar... hice un sobresfuerzo por no romper a llorar allí. Estaba pasando como si fuera un sueño, como si yo no estuviera allí realmente.

Mientras me explicaban el procedimiento, mis lágrimas resbalaban sin poderlas contener.
Me dijo que hacia un mes aproximadamente que había dejado de crecer y seguramente por eso la primera vez que fuí a urgencias no escuchó su latido fuerte.

En realidad estaría de unas catorce o quince semanas, pero que en la primera visita se basaron en la medida del embrión ... que o bien estaba ya sin latido o era muy débil.  Por lo que mis calculos estaban bien desde un principio. Pensé que tenían que haberme hecho caso, si lo hubieran hecho no hubiera estado estas semanas dentro de mí sin latido.

El mundo se cayó a mis pies... escuchaba hablar pero dejé de prestar atención.

Me repitió todo muy educadamente, le pedí por favor que se asegurara y me explicó de nuevo que mi cuerpo ya llevaba días preparandose para la expulsión.

Me dijo que tenía que firmar el consentimiento para tomarme una pastilla y ayudar a mi cuerpo el proceso que él había empezado.
Me lo leí todo, y el ginecólogo se asombró porque decía que con los nervios nadie se leia estas cosas.

Estaba sola, leyendo como me iba a doler durante 4 días, como mi cuerpo mediante contracciones iba a eliminar los restos de una vida, me sentía como si formara parte de un libro que te están contando... pero con la mala suerte de estar dentro.

Cuando acabé de leerlo, me acercó un vaso con agua y una pastilla .
Le rogué entre lágrimas que se asegurara que no había latido.  Me calmó asegurandome que jamás haría algo que pudiera dañar una vida. Me sentía, desprotegida, tenía que creerme lo que me estaban diciendo, pero mi cabeza no lo asimilaba.
Tardé un poco, y tras calmarme me tomé allí en consulta la primera pastilla.  Las otras vía vaginal van 48 horas después.

Me insistió en que no tenía porque sufrir durante el proceso, que me tomara algo porque iba a ser doloroso y que por favor no contará los trozos, ni mirara cuando vaya al baño.

Me intentó calmar explicandome que  mi cuerpo ya habia tomado esa decisión y que lo estaba haciendo de manera natural. Sólo que me iban a dar los fármacos para asegurarse de que salía todo. la próxima visita sería en 4 días para una eco o un posible legrado en caso de necesitarlo.

 Necesitaba salir de allí y llorar desconsoladamente.

Llegué a casa subí al trastero cerré la puerta y me quedé de pie frente a todas las cosas de bebé que estaba mirando estos días  y lloré como jamás en mi vida había llorado .

No sé si estuve casi dos horas allí arriba, sólo que cuando acabé exhausta de tanto llorar, me preparé un baño y seguí llorando.

Me hacía mil preguntas... el dolor se apoderaba de mí pensado que era mi último tren.
Cuando volvieron del parque el peque y su padre, reprimí mis lagrimas hasta que le acostamos y nos sentamos en el sofá, abatidos, vacios, tristes y pensando como una cosa así te deja tan devastado.

Durante la noche, el dolor ha sido como una regla súper intensa y sobre las seis de la mañana he notado mi primera contracción.

En parto de Jaume el dolor venía desde la espalda y me abrazaba apretando y pinchando fuerte hasta invadirme de dolor por completo. Como si fuera a partir en dos.

Esta era sólo en la zona del bajo vientre. Como si viniera un pinchazo que  va  a  más y durante unos segundos me estrujaran el útero con las manos hasta retorcerme ... necesitaba acurrucarme .

Me esperan tres días más de dolor . Y luego volver a mi vida normal. ¿ Como se vuelve? ¿ como me quito esta sensación de vacio?


3 comentarios:

  1. Lo siento muchísimo... Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Con el paso del tiempo.Abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. Lo siento mucho, guapa. No sé qué decir. Mucho ánimo y un beso grande.

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...