div id='fb-root'/>

sábado, 18 de octubre de 2014

Como estar en paz con un mismo.

Hay cuatro reglas, que entre muchas otras, son para mí esenciales para estar en paz conmigo misma.

Quiero recordarlas y dejarlas claro porque en general la gente tiende a confundir y tacharme de orgullosa tanto en el ámbito profesional, como en el familiar y con los amigos.

He visto que me visita gente conocida pensando que encontrarían aquí un desfogue incontrolado de furia. Pues no, queridos visitantes no tan anónimos; Si pasa algo que no puedo solucionar porque no depende de mí no sirve de nada ponerme rabiosa sino actúo.

Vivir no es tan difícil, siempre habrán cosas inesperadas pero nuestra reacción y elección sí que está en nuestras manos.

Mis cuatro fundamentales de hoy son;


1-     No quejarse


Cuando te vas a dar cuenta de que no hay nada de qué quejarse.?
A menos que hayas pasado por alguna experiencia terrible o pérdidas inimaginables, la mayoría de las experiencias que tenemos a diario son solamente cosas mundanas.
Cualquier persona debería saber esto y vivir en un espacio de gratitud.
La armonía es un estado que uno crea cuando está en paz consigo y con su alrededor. Si bien nuestro alrededor no se puede cambiar como por ejemplo en el trabajo, cuida que tus decisiones sean las que quieres tomar. Justas, con convicción y con determinación. SI la presión es fuerte, coges aire y busca tu sitio, no el que los demás quieran que tomes, sino el que crees que te corresponde. Y ve a por a meta. Pero no malgastes energía si crees que estas de paso. Concéntrala en algo que sientas que te va a llenar por completo.

2-    Celebra el éxito de otros

Que otra gente tenga éxito, no te convierte en un perdedor. Aplaude a la gente que llega a la cumbre. Cuanto más positiva sea la energía que le dediques a las victorias de otra gente, más positiva
será la energía que crees para ti.

Pero por favor no seas veleta, hacer la pelota es un arma de doble filo que no te favorecerá en nada.
No sea falso. Arrimarte por conveniencia a los que han llegado a lo más alto no te garantiza que tu llegues ni por enchufe. Y si así fuera te estarías mintiendo a ti mismo. Llega hasta donde tu quieras porque crees en ti, porque eres capaz.

Es como cuando escuchas a alguien criticar a los demás cuando no estan, te crees que no lo hará contigo cuando no estés delante?
Una persona que vale la pena para tenerla en tu circulo es aquella que se aparta de esos comportamientos y favorecen siempre un estado de positividad y naturalidad.


3-  No te hagas la victima

Sabes que la vida no se ha ensañado contigo. La mayoría de las veces eres el  co-creador de tus experiencias de vida. No hay que paralizarse ante las experiencias de la vida. Uno debe levantarse y salir a la conquista de un nuevo reto.

Hacerse la victima crea un estado de ansiedad innecesario, donde además, nadie quiere ser el pañuelo. A tener que elegir, preferimos siempre estar con alguien agradable que con alguien que no se acepta y se niega a aceptar lo sucedido.

Conformarse no es sinónimo de algo negativo, sino que es el primer paso para aceptar una nueva situación.  El siguiente paso es no estancarse, tomar decisiones y ir a por lo que crees.

4-  que no te importe lo que otros piensen

Sabes que no puedes satisfacer a todos. Sabes que los estándares con los que la sociedad juzga a la gente es totalmente irreal la mayoría de las veces. Por lo tanto, sigue aferrado a tus principios y ama a la persona que eres.


4 comentarios:

  1. Muy buenas premisas, aunque he de confesar que no las cumplo todas. Celebro el éxito de los demás porque para estar feliz y de celebración toda excusa es buena; Paso de lo que piensen losa demás porque debe ser angustioso vivir haciendo caso a la gente (pero si ni siquiera se ponen de acuerdo entre ellos! Me volverían loca del todo!), pero sí que me hago la v´ñictima en ocasiones, sobre todo ¡cuando no me hacen caso! En eso soy como una niña. Ej: Me duele la espalda, Me duele muchíiiiiisimo, ay, ay ay... Pero muchísimo, muchísimo. Casi estoy pensando tomarme un ibuprofeno y todo. ¿Te había dicho ya que me duele la espalda y que quiero MIMOS?
    Y esto nos lleva a lo de quejarse. Pues es que me quejo, me quejo mucho, pero es que es una válvula de escape, suelto lo que me preocupa e inmediatamente me preocupa menos jajaja

    Y como suelen ser cosas tontas, la persona que me escucha se va feliz y no la angustio (o eso creo. A partir de ahora les preguntaré :S)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajja bueno lo de no quejarse, yo creo que lo hacemos precisamente por eso, por costumbre. Pero yo me refería a algo que se repite, como cuando no estas a gusto comiendo los domingos en casa de la tia abuela de tu marido, pues no vayas. o Ve a la hora de café. O que Josefina es una aburrida y una sosa, pues no quedes con Josefina. Queda con Manoli. O que menudo atasco de mierda durante una hora, pues déjate un par de cd,s que te animen si sabes que los vas a sufrir sí o sí. Con los atascos más de uno sabe algún otro idioma. Sabes? ES decir a la mayoría de las veces nos quejamos sabiendo perfectamente que tenemos otra alternativa.
      Aunque lo de los mimos no hay perdón ni escusa. Los mimos a la mamá deberían ser sagrados. Yo creo que deberías ponerlos como norma, porque con lo que aguantas te mereces millón y medio de abrazos y mimos! besos!!!

      Eliminar
  2. Son muy buenos consejos. Esos cuatro pilares son fundamentales para ser felices. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno entre muchos otros, me quedo con estos. Besoossss

      Eliminar

me encantará saber tu opinión...