div id='fb-root'/>

sábado, 23 de enero de 2016

muñecos parlantes y rituales para dormir.

Yo recuerdo que cuando era pequeña, compartía habitación con mis dos hermanas.  La pequeña y yo nos ibamos pronto a la cama, pero mi hermana con un apego infinito a mi padre le llamaba para iniciar un ritual del sueño.

El pobre hombre, se tumbaba en la esquinita de la cama de una de nosotras para dar la mano a una y alargar el brazo para la otra.Sacaba un poco el primer cajón de la mesita que separaba las dos camas para dejar caer el brazo hasta alargarlo a la otra cama. Elastic-man sería ahora.
El silencio inundaba la habitación para  a los pocos minutos , y como cada noche, espectantes  esperabamos el momento de escuchar su ronquido. Y que es subía tan cansado que se quedaba frito en cuestión de minutos. Nosotras nos tronchabamos de la risa y nos deciamos cosas en voz baja.

Recuerdo que mi madre siempre venia a despertarle, Daniel que las niñas están ya dormidas. y las niñas, que disimulaban la mar de bien, esperaban el siguiente turno; el de la hermana mayor.

Mi hermana mayor de unos 20 años subía a casa, despues de estar de charreta con el novio en el portal, y claro la chica subía siempre contenta y risueña. (He de alegar que antes todo era muy casto y inocente )
El caso era que ella sabía que no estabamos dormidas y siempre cogía un muñeco de su estantería para hacer como que nos hablaba. Y claro mi hermana pequeña con cinco años acababa contestándole y nos pillaba que estabamos despiertas todavía.
Recuerdo que el día que estabamos más revoltosas la esperabamos en su cama, en la parte de arriba de la litera, tapadas con la sábana haciendonos las invisibles.

Recuerdo las cosas con tanta ternura...tendriamos 20- 10-5 años respectivamente. Pues no ha llovido ni nada.!

Jaume tiene unos animales de tela muy chulos, y todas las noches me pide que hable por ellos.
Los mira espectantes esperando a que tomen vida cuando los cojo. Le habla mirandoles, se rie a carcajadas cuando discuten entre ellos por ver quien se acuesta a su lado y al final, y todas las noches acaba acurrucado en la cama con dos muñecos a cada lado.Yo les doy un beso a los cinco en la frente y apago la luz.

Y este ritual es algo que a Jaume le encanta, y a mí me recuerda a cuando mi hermana mayor cogia su muñeco y se montaba unas peliculas para hacernos reir. Que pronto pasa el tiempo de la inocencia...Ojalá lo recuerde tan bonito como lo recuerdo yo.

3 comentarios:

  1. Yo de pequeño no tenía rituales del sueño, peo cangrejito sí. De hecho, no se quiere dormir sin nuestro "abrazo familiar". Cuando ya está tumbado y arropado nos abrazamos al grito de #abrazo famiiiii"

    ResponderEliminar
  2. Qué historia tan bonita!!! Y lo mejor de todo es que se repite. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Jo, tu padre me recuerda a mí. Sólo que yo me siento en le suelo con un cojín y les alargo la mano a cada uno porque si me siento en la cama de uno el otro protesta y viceversa. te tengo que decir que tu padre es un santooooo. Y también me he quedado dormida en tan absurda postura. Mi marido cada vez que me ve así me pregunta ¿Ya estás con la penitencia? Ainsss
    Qué recuerdos tan bonitos. No tiene precio. Yo también recuerdo mis charlas nocturnas con mi hermana, las risas y la torta en el culo que nos daba mi padre si montábamos demasiado escándalo jajaja

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...