div id='fb-root'/>

martes, 5 de abril de 2016

primavera 2016, eliminar, reconfigurar y actualizar

Cuantas vueltas que da la vida... en serio. A veces me da la sensación de que podría contarla como si fueran capitulos de alguna serie de comedia.

Igual de repente y casi un año después aparecen cosas que te han robado que dabas por perdidas, de la nada vuelven a trabajar contigo gente que no querías creías que volverías a ver, te inundan proyectos de trabajo malpagados pero emocionantes, y sin embargo sigo anclada a uno en el que tengo un grillete en el tobillo, aunque con mejores jefes y los mismos malcompañeros,  entretanto haces nuevas amistades sin buscarlas, sanas, y te reconcilias con algunas antiguas, cierras etapas con gente tóxica y descubres que despues de todo , hay vida más allá de lo que pueden ver nuestros ojos en el presente.

Quiero decir, tenemos etapas en que nos da la sensación de debemos hibernar, protegernos, escondernos, limitarnos a respirar y sentir lo justo. Tenemos etepas de reprogramación interna.

Eliminar, reconfigurar y actualizar. Ese era el plan. Bueno esa ha sido la medida drástica que uno debe tomar cuando se siente atrapado en una rutina de inconsciencia sedimentaria. 

Hace poco fué mi cumpleaños. Me sentía triste y decepcionada. No se lo dije a nadie, no quise fiestas y quería que el día pasara pronto.
Como si tuviera una herida abierta con el mundo, como si las cosas no estuvieran en su sitio...como si las piezas no encajaran.

Soy incapaz de mostrar algo que no siento. No quería sonreir porque no me apetecía. Simplemente.

Quería que mi 34 cumpleaños no fuera sólo una celebración, no quería que se convirtiera en un  intercambio de simbolismos y costumbres familiares de sangre de orxata, no quería unas sonrisas falsas de amigos en una cena que no vendrían en una urgencia. Que no diesen su sangre por mí.
Yo es que soy así de exagerá, y cuando siento que hay un vinculo  recíproco lo doy todo.
Por eso, no quería soplar las velas sin saber realmente cual era mi deseo. Ya sabeis eso de pide un deseo cuando soplas tu vela de cumpleaños.
No sé porqué lo primero que tenemos claro, es lo que no queremos. Pero algo sí sabía, que deseaba  un año lleno de espectativas alcanzadas. Lleno de retos cumplidos.

Hace dos semanas de eso y por fin siento que todo vuelve a encajar, que las cosas van volviendo a su lugar como cuando la lluvia forma un riachuelo para dejar fluir el agua ... tenía que dejar fluir , tenía que dejar ir algunas cosas.
Tenía que empezar a aceptar que hay personas, que no van a salir nunca de su burbuja . Y no voy a estar a su lado cuando explote. Tengo que seguir andando, tengo que vivir y sentir, caer, equivocarme , reir, llorar, odiar y amar, soñar y atreverme. Porque la vida consiste en eso, en vivirla.

4 comentarios:

  1. Me alegro de de que todo se reconduzca y felicidades con retraso. Y yo que nunca he pedido deseos al soplar las velas, ¿igual me he perdido un montón de deseos?

    ResponderEliminar
  2. Felicidades, guapa!!! Me alegro de que todo vaya volviendo a su cauce. A veces pasamos por etapas así pero lo bueno es que al final todo vuelve a estar en su sitio. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Es que marzo es un gran mes y, sin embargo, yo siento que este mes he realizado un proceso a la inversa que tú. Y no mola, así que voy a intentar cambiarlo.
    Felicidades, por tu cumple y porque todo vaya fluyendo mejor. Y que siga así.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola. muchas felicidades por tu cumpleaños. Lo importante es que las cosas vayan ocupando su lugar y lo más importante Vive.!

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...