Como encajar una noticia que no te esperas.

Tenía esto guardado para cuando, por fin llegara un buen momento para contarlo. Ha sido difícil de digerir, quizás porque las cosas que más quieres a veces llegan en el momento más inoportuno.

A lo mejor, ni siquiera hay un momento idóneo, sino que  estamos preparados para encajar las noticias... o no lo estamos.


Diciembre

En diciembre de 2017, acudí a mi médico en revisión a mi hipertensión, y tras mucho esfuerzo eliminando la sal de mi manera de cocinar, comiendo más fruta,  bebiendo más agua, y saliendo a correr como hago habitualmente, conseguí estabilizar mi tensión a unos niveles más o menos normales.
Esto quiere decir, que mi médico aceptó mi petición de dejar unas pastillas por un tiempo, a ver si conseguía siguiendo un hábito saludable, mantener los mismos niveles o incluso bajarlos.
Es dificil que con el nivel de estrés  de la rutina diaria  pueda mantenerlo a raya, pero me viene muy bien salir a correr tres veces para al menos contrarestar la acumulación de todo el día.

Bien, diciembre sin pastillas y con la navidad a la vuelta de la esquina, la menda aumentó 5 kilos. Si las pastillas hicieron que eliminara la retención de liquidos, era evidente que tendría efecto yoyó. Aún así mi tensión se mantuvo todo diciembre.

Febrero

A pricipio de febrero , tuve otra revisión. Le dije mi aumento de peso, y que me sentía super cansada desde hacía un mes. Me estaba preparando un carrera de 15 kilómetros con mucha ilusión y no sabía si el sobreesfuerzo tenia el efecto contrario y ralentizaba mi ritmo de carrera. Y los cinco kilos de más , pese a hacer más ejercicio , no se iban.

En serio, cansacio a todas horas. Es más, yo no soy de hacer siesta y necesitaba después de comer sentarme diez minutos en el sofá antes de volver al trabajo.

Me pidió una analítica para descartar tiroides. Me obsesioné un poco hasta tener los resultados y a la semana volví al médico, que me dijo que todo estaba perfecto pero para descartar alguna anomalía me pidió un electro y unas placas de tórax . Dijo que deberiamos hacernos estas pruebas todos los corredores antes de empezar a hacer un ritmo de carreras habitual.

Durante los tres primeros meses del año, he seguido con mis carreras, más o menos domingo sí domingo no, tengo una. Y Conseguí mi terminar mi segunda 15 k en Valencia , pero con 5 minutos por encima de mi tiempo normal.
Me sentí frustada, porque estaba haciendo bien mis entrenamientos.

Marzo

El domingo 4 de marzo, mi equipo , con mucho esfuerzo preparó la carrera de la Mujer, en beneficio de la asociación para el cancer, en mi ciudad . Fué todo un éxito.

Una semana frenética, entre entrenamientos, preparación de la bolsa de corredoras, voluntariado en la recogida de dorsales y la misma rutina de trabajo y familia.   Los que os tengo por facebook, habreis visto que me lo pasé en grande prepárandolo todo.

Así que cuando , ese domingo durante la carrera me mareé en un par de ocasiones, pensé que era porque no habia desayunado lo suficiente por los nervios, y por el estrés de toda la semana.
No le dí importancia, disfruté del evento al máximo con todos mis compañer@s de equipo y la gente que asistió.


La primera semana de Marzo tuve el electro y salió todo estupendo. Tenía cita al jueves próximo, 8 de marzo, para las placas de tórax.

El día anterior, miércoles, cada vez que levantaba del sofá o un silla tenía como unos pinchazos fuertes en la zona  bajo vientre.

De repente , tuve un presentimiento de que algo iba mal. En serio, me asusté, pensé que quizás estaba obviando señales de mi cuerpo.  Pasé la noche con pesadillas.

Ese jueves, volví a tener pinchazos fuertes al levantarme del sofá y me fuí a urgencias.
Estaba asustada. No esperé , ni avisé a mi marido, porque no quería asustarle. Llegué a urgencias y me subieron  en seguida a primera planta con el ginecólogo de guardia.

Me sorprendió que me hiciera una eco vaginal, pero claro si  los pinchazos venian de bajo vientre tenían su lógica.

Estaba en lo peor, creía al 99% que me iba a decir que tenía un quiste , cancer, una mancha.... y tardó siglos en decir algo , mientras miraba fijamente la pantalla.

Cogió aire, me dijo que tenía que repetir para asegurarse. Me hizo muchas preguntas, y entre ellas me dijo que desde cuando llevaba el anillo nuvaring puesto.

Le dije que era mi método anticonceptivo habitual , antes de tener  a mi peque y luego lo seguí usando por su comodidad.

Miró la pantalla una vez más, y me dijo que tenía algo que enseñarme. Empecé a temblar, y pensé... -


-Sé fuerte, si es un quiste, oye se opera y punto. Si es cancer, se trata y a luchar .- y por un momento me imaginé en la carrera de la mujer del año que viene con mi pañuelo, en mi ciudad,  abanderando la lucha , como tantas otra mujeres fuertes y valientes...

-Estás de unas 7 semanas según el tamaño , pero no escucho latido. 

Esas fueron las palabras que me devolvieron a la realidad. Y me quedé allí conteniendo el aire ...




4 comentarios:

  1. Leyéndote con el corazón en un puño.
    Desde el principio he pensado en un embarazo pero como la entrada no era muy alegre me puse en algo peor. Y cuando por fin me doy cuenta de que sí es un embarazo ocurre eso.
    Qué te puedo decir... Lo siento mucho...
    Un gran abrazo y muchos ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. he decidido publicarlo porque me va a servir esto un poco como de terapia. Todavía quedan dos post más...gracias! De todas maneras leeros a mí también me envuelve en otra dimensión, ajena a lo que sucede en la mia.... un abrazo!

      Eliminar
  2. Jolín que susto y que mal todo junto, un abrazo.

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...