domingo, 25 de noviembre de 2018

RUTA MICOLÓGICA

El pasado octubre realizamos una ruta micológica por nuestra sierra. Los más ansiados de la zona, son los níscalos aqui llamados Pebrassos o esclatasangs, aunque su nombre oficial es  Lactarius sanguifluus. 

En la ruta no es lo que encontramos, que fué más bien poco , sino lo que aprendimos. Digamos que las reglas básicas cuando vamos a bucarlas son;

  • Hay que coger las setas en cestas de mimbre para que la tierrecilla caiga la sierra y vuelvan a esparcirse otra vez los hongos.
  • Que no hay que arrancar sino cortar con una navajita a ras de suelo para que pueda volver a crecer. 
  • suelen encontrarse donde haya más humedad, por lo que seguramente debajo de las hojas de pino, debajo de carrascas y en zonas donde no da casi el sol. 
  • Otro dato que pocos conocen es que lo que llamamos seta es solo el órgano reproductor del hongo, pero nunca el hongo como tal.




Dicho esto, iniciamos la ruta y nos dijeron que, para no alargarlo mucho, todo lo que encontraramos lo metieramos en la cesta. Luego nos explicaría cuales son comestibles, venenosas y curiosidades.

Así pues lo que más encontramos nosotros eran una especie de trompetitas, otras amarillas y unas que parecian champiñones gigantes.




El día nos salió perfecto, y eso que estuvo dos días lloviendo mucho, y pensamos que la ruta se aplazaria, pero no habian charcos y seguimos con la cita.

A Jaume le puse una chaqueta roja para poderlo ver a distancia, porque le gusta mucho investigar y siempre se adelanta a nosotros.  Además coincidimos con un amiguete de su clase y se lo pasó pipa con una rama en la mano, apartando piedras y ramas caídas. Creo que ellos dos encontraron más setas que todos juntos.

Nos hicimos muchas fotos de familia, que me apetecía ir renovando las que hay por casa, pero luego me dí cuenta que las hice todas a contraluz y no se vieron bien. Que lástima! Eso me pasa por no leer las instrucciones de la cámara y investigar sobre la marcha.









 Estuvimos unas 3 horas aproximadamente, en grupo buscando y hablando entre nosotros, contando batallitas y riendo de las caídas , pinchazos y anécdotas. Fué un grupo muy ameno, de gente que conocia de vista y nunca habia coincidido en nada.

LLegamos al punto donde iniciamos la ruta, dejaron sus cestas , fué un poco el momento PHOTOCALL ante la euforia de pensar que casi todas eran buenas.
Pero nada...




Empezó contandonos un poco de historia, como que habian una setas moradas , cuyo tallo cortaban porque les producia gastrointerirtis , y además pelaban la parte superior porque era diuretica. Así esa seta morada sin casi sabor a nada, rellenaba un poco más los platos en epocas de pobreza.

Se dice, se cuenta, que un hongo alucinogeno que afectaba al pan de centeno  provocaba alucinaciones a quien lo comía, entre las malas lenguas  Santa Teresa y San Juan de la Cruz .
También se dice de algunos artistas , El Greco era aficionado a los hongos alucinógenos, así como Antoni Gaudí entendiendo así su peculiar estética., gemométrica , curvas y colores vivos en sus obras.
Nos comentó que había una especialmente mortifera que hacia efecto al tercer día de haberla ingerido, pasabas un día de gastrointeretis el segundo día aprecía que habia una mejora pero el hongo ya se había hecho con el higado y al tercer día ...

Habia otra seta muy parecida, a la morada que cogimos  pero mas gordita, con un tallo como abultado que se llama  Seta de pie azul (Lepista nuda) que es más dulce al comer y más lila. Pero ya os digo yo que con ese color, yo no me la como y pensaria que es venenosa. 

Otras, de las que más eran blancas la Entoloma sinuatum dicen que su ingesta causa vomitos y diarrea. Como es muy común , hay que destacar que existen muchisimas variedad, según zona. Las podemos encontrar con el sombrero un poco azulado o marrón, pero igualmente altamente tóxicas. 

 La que nos dejó asombrados puesto que pensabamos que era una deformación del hondo, es la seta estrella. Muy graciosa. Geastrum significa en latín “estrella=aster” y “tierra=gea“. Su nombre no puede estar mejor puesto, parece una estrella de mar. Y lo curioso es que no está anclada al suelo. !

La Llora Verde ya lo dice su nombre, tiene la parte superior verdosa, pero un verde feo feo, y el tronco blanco. De esas no encontramos pero nos dijo que pese a su color si era comestible.

Otras que encontramos a patadas eras unas setas amarillas y como esponjosas si las rascas un poco, aparece un color amarillo limón vistoso. Bueno pues esas, venenosas. 

Habían unas trompetillas muy graciosas , de tallo alto y pequeñitas , pero no me acuerdo que dijo de ellas.

Una chica encontró medio trozo de un hongo rojizo que olia fatal, como a muerto, sin exagerar.
nos explicó que ese olor es para atraer a los insectos que al posarse sobre ella , se imprengan de sus esporas y las dispersan. Dijo que podria ser una Calabrez(Anthurus archeri)  y que son originarias de nueva zelanda. Se cree que se introdujo en Francia en la segunda guerra mundial. Sus esporas podrían estar en la lana de oveja importada o en el forraje de los caballos que traían los soldados australianos. 

Para suerte de algunos sí encontraron la setas más típicas de nuestra zona y se llevaban sus trofeos tan anchos. Seguro que a mediodia no quedaba ninguno!!

Y más o menos así pasamos la mañana, super interesante y muy ameno con Lasaria Turisme y Turisme Ontinyent.










2 comentarios:

me encantará saber tu opinión...