viernes, 8 de marzo de 2019

¿ Que aprende un niño de 8 años?

Jaume está en una preciosa etapa en la que puedes charlar con él, porque te razona y saca sus propias conclusiones y a menudo nos deja en jaque. ¿Porque? Pues porque nos pilla desprevenidos, pensando que todavía en un niño pequeño y que su curiosidad no va más allá de lo que alace a entender. Pero él ahora ya quiere esforzarse por entender muchas cosas.

Cuando a mediodia los sábados me pongo las noticias, que es cuando coindimos los tres en la sobremesa, él mira atentamente y me pregunta con incredulidad cada cosa que pasa. Lo quiere saber con profundidad,  quiere la verdad evidentemente. Nosotros hemos optado por una educación sin tapujos, sin bien, no entramos en detalles cuando creemos que no es necesario, solemos contarle qué está pasando, para que sea consciente de su alrededor.

Su capacidad de concentración es más elevada que en años anteriores, claro, y eso conlleva a que sabe buscarse con sus propios recursos y con menos ayuda por parte de sus padres, por ejemplo a la hora de hacer deberes.

Contrasta información a través de internet cuando algo no lo tiene claro, y yo le envidio. En nuestros años mozos,  nos conformabamos con la biblioteca o alguna encilopedia de casa...


A los ocho años, tienen un pensamiento más desarrollado , capaz de resolver problemas y siendo más creativos por sí solos. 

SI tuviera que enumerar lo independiente que se ha vuelto, seria algo así;

  • - Disfruta de la lectura y es capaz de imaginar , leyendo para sí mismo, la historia que tenga entre manos. Evidentemente el tipo de lectura que él escoge es proporcional a sus intereses. 
  • - En el deporte está motivado por el fútbol, aunque sus padres detesten los tres días a la semana que ello conlleva , sobretodo los fines de semana... 
  • - Su capacidad motora, el equilibrio , la va dominando gracias a un patinete que le dejaron los reyes. SI bien no hay manera que coja la bici conmigo, va a todos lados con el patinete.  Mejorando así su percepción de la velocidad  y sus peligros, el equilibrio y la capacidad apra inventarse juegos nuevos con sus amigos. Como el clásico " pilla pilla" subidos encima del patinete . 
  • También hemos descubierto que es posible salir a correr de día y él , si elijo un recorrido con carril bici. Él disfruta y yo también. 



  • - Aunque cada vez es más independiente, al caer la noche muestra su cara más tierna pidiendo todavía que estemos un ratito con él, hablando en la cama, contando historias o jugando con algun titere de manos. Saber que estamos a su lado cuando él cierra los ojos, o simplemente escuchar nuestros respirar  a su lado, hace que caiga redonde , feliz y tranquilo. Y eso me enorgullece. No hay nada más bonito que verlos descansar tranquilos y felices después de una batalla épica entre dos piezas de ajedrez.  Sí , le encanta el ajedrez y se lo lleva a la cama. Hay días que me despisto y se ha quedado dormido con todas las piezas desparradas del ajedres dentro de la cama. 
  • - Pienso que es necesario que los padres potenciemos las actividades en grupo para que tengan la oportunidad  de interactuar con otros iguales. NO precisamente con sus compañeros de clase. Quizás alguna extraescolar que , acorde a sus gustos le facilite el descubrir su propio talento y potenciarlo. 
























  • - Para nosotros es esencial que las extraescolares no les saturen. Por eso, al principio de curso , nos sentamos ara acordar que lo ideal serían dos extraescolares. En el momento que surja otra que le interese más , debería dejarse una. Porque?  Porque de momento el fútbol ya son tres días contando el del partido, y el ajedrez uno , y si tiene torneos , dos días.  Debe tener tiempo para descansar, jugar en su habitación, jugar al aire libre, en el campo o el parque, estar con sus padres, hacer deberes, estudiar un poco, leer...y aburrirse. 


Como siempre le digo, cuando tu cabecita se aburre ...despierta tu imaginación. Y eso es súper necesario en un niño, porque tienen taaaaaaaaantas cosas a su alcance tan fáciles para embelearse, que le queda poco tiempo para jugar con un tapón y una piedra.

Restringimos bastante el tiempo de tablet, tele y play ,  aún  así, no tanto como a mí me gustaría... pero pertenece además a una parte de tiempo de juego con su padre. ( Friki empedernido ). Así que de alguna manera es inevitable.

Por el resto de cosas hacia el camino de su propia independencia, luchamos cada día con los calcetines del suelo, lavarse los dientes despues de las comidas, comer más fruta, ducharse sólo, hacerse el almuerzo... pero son cosas que con el tiempo saldrán.

Que bonitos ocho años!!





3 comentarios:

  1. Cierto, seguimos viéndolo como niños pequeños

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con lo que dices.
    Aunque me da mucha pena que Guerrero crezca, me consuelo pensando en poder razonar con él y en todo lo que va a vivir. Me encanta!
    Besos

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...