div id='fb-root'/>

martes, 2 de septiembre de 2014

Un caso de maltrato verbal y violencia hacia los niños

Este post no iba a escribirlo, pero hacerlo público supondrá quitarme un lastre de encima. Me ha empujado el hecho de haber leído la entrada de  Porque no debes pegarle a tu hijo en el blog de Opiniones Incorrectas.


Hemos pasado un verano muy ajetreado por el hecho de trabajar y que el peque haya estado de "vacaciones" pero el tiempo que pasamos con él y en familia lo aprovechamos al máximo.

La última cena con los "amigos" ha supuesto un antes y un después. Considero que los amigos y el tiempo de ocio están para pasar buenos momentos, divertirse y evadirse de los problemas que cada uno tiene.
No puedo explicarme como en cada cena, comida o evento que he compartido con estas personas se  dedican a humillarse entre ellos, insultándose y levantándose la voz.
Ya no son bromas puntuales cuando se repiten hasta la saciedad en todas las ocasiones. Son declaraciones de intenciones que lo único que hacen es personalmente pasemos vergüenza de lo que vemos y oímos. Y para más pesar siempre delante de los niños con el consecuente mal modelo de conducta.
Mi hijo no tiene porque escuchar esas cosas cuando sus padres se quieren se respetan y se esfuerzan por transmitirle esos valores.

Durante la ultima cena a la que asistimos con ellos, empezaron como de costumbre y entre bromas a insultarse., eres un imbécil, pues un día te dejaste al niño en el súper, pues tu eres gilipollas porque has firmado cosas sin leer ( haciendo referencia a un despido) Que has visto a quien? pues hoy duermes en la galería! cuando llegues a casa la puerta estará cerrada, cuando acabemos de pagar la hipoteca me separo de ti y te dejo sin un duro, que si se te baja a los dos minutos de haber empezado a f___r,que cualquier día me voy con otro con más dinero, tu ni eres empresario ni eres nada  ... Os prometo que ni el tono era de broma y los gritos eran humillantes.
 
En concreto a una "amiga" le dije que ya estaba bien de sacarse los trapos sucios en publico, que controlara un poquito. Ante el silencio y la incredulidad de los asistentes se puso a gritar que no tenia porque meterme en esas cosas. Que lo flipaba conmigo y que no se lo esperaba de mí.
Cogió al hijo en volandas y le dijo al marido que iban. Mi marido saltó diciéndole que si supiera educar en vez de permitirle a hijo que se saliera con la suya y desautorizar a su marido en publico las cenas hubieran sido más tranquilas.
Allí no hubieron más palabras porque los gritos de esta chica insultándonos inundaron la estancia. Cometí el error de ir detrás de ella para intentar hablar con civilización, pero nada ...que sensación de hablar con una adolescente maleducada. !

No estoy dispuesta a consentir que nadie me grite en público ni que me deje con la palabra en la boca.

Al día siguiente quedaron otra vez, pero con la sorpresa de que no me dijeron nada.
Tuve el valor de presentarme en la casa donde cenaron para decir todo lo que no pude el día anterior. Como que no estaba bien criticar a las espaldas y cuando ocurre un conflicto que molestaba seriamente al grupo que no se atrevan a mirar a la cara para solucionarlo.
Es más fácil mirar hacia otro lado. Y seguir quedando como si nada.

Sabéis lo que me dijo? que “no pasa nada”, “es mi forma de hablar”, “estamos en el mejor de nuestros momento”, etc definitivamente esto no es normal. y éste cambio de humor tan drástico?

Me intentó a atacar diciendo me preparara que no podía controlar lo que mi hijo iba a escuchar durante todo el año en el  cole. Y le dije que por supuesto que no, pero mi trabajo era educarle en casa para que cuando salga a la calle sepa donde están los límites, afrontar los problemas y no esconderse a la mínima de cambio.
 
MI trabajo consiste en educar y dar amor. Y dar amor no es precisamente consentir.

Aquella noche no fui a hacer las paces ni mucho menos a retractarme, sino a decir a la cara y con contundencia que no admitía ese comportamiento ni entre adultos ni cara a los niños.

La educación de cada niño depende de sus padres, pero cuando mi hijo se ve afectado la cosa cambia.
Jaume ha sido incitado a pegar, a romper cosas, fue empujado por las escaleras de mi propia casa, ha sido pegado, no le han dejado jugar y lo han arrinconado, han insultado a mi marido cuando éste ha intentado poner orden... Si claaaaro, pensareis, que madre más protectora.

Mi hijo es tranquilo ,sabe estar sentado durante un buen rato montando un puzzle, o jugando con coches, sabe compartir y se nota cuando ha estado jugando con otros niños más violentos. Si lo habéis leído bien, no más activos sino más violentos.
Y eso lo hacen los juegos de ordenador, la televisión y gritarse delante de ellos haciendo que esa manera denigrante de comportarse lo adultos que le rodean sea algo "normal".

En mi caso, la gota que colma el vaso fue el día de la ultima cena, en que nuestro hijo fuera amenazado a pocos centímetros con un arco de juguete y una fecha mientras inmóvil balbuceaba del miedo . Que tenga que ser yo la persona que se levante de la mesa a bajar el arco y que sus padres vean estos comportamientos como algo normal no me parece bien. No es algo que quiera que mi hijo copie y aprenda. Si esa flecha llega a salir disparada, que?

Y sé diferenciar perfectamente cuando los niños, juegan como tales sin mal intención... pueden tener un riña por querer el mismo juguete o jugar a tirarse arena en la cabeza... pero yo le impongo unos límites a mi hijo para que sepa lo que ofende y que no.

Si ello sucede me levanto , se lo explico y procedo bien a castigar en un rincón para que piense lo ha hecho y pida disculpas o prohibirle algo que le gusta como la tele ... nunca nunca nunca le pegaré un tunda para que aprenda.
¿para que aprenda que? que los mayores pueden pegar sin explicación porque son mayores? aaah para luego él pegue en el patio del cole porque si?

No, yo le explico porque en mi caso va a cumplir cuatro años y necesita que yo le explique.
Una de las madre de este grupo, le da cuatro gritos entre ellos el más famoso de "te voy a partir la cara", o te estampo una ostia que verás como lo entiendes" o mejor todavía es cuando le molesta porque quiere llamar la atención ojo! se saca una maquinita del bolso y lo tiene sentado jugando absorto en un juego de violencia y sangre.
Yo no quiero que mi hijo escuche eso. Ni le voy a enseñar que después de haberse portado mal, tiene un premio de un juego que le gusta.

Os diré que durante un curso escolar conflictivo esta madre ha decidido cambiarle a uno concertado por no enfrentarse al foco del problema.
Os diré que esta mujer no deja respirar a su marido,  entrando al Facebook con la cuenta de él colgando fotos de Mario casas en el perfil del marido, le requisa el móvil y le quita de los grupos cuando a ella no le interesa.
De verdad esto es lo normal? una mujer enfermizamente celosa que descarga su ira en las personas que tiene cerca. ?

Un grupo de amigos está para pasar los buenos momentos, pero también para comunicarse, decirse las cosas, mejorar, etc. El grupo debe regularse a sí mismo con positividad. Lo que hemos visto es que de espaldas todo el mundo opina, critica, condena determinados comportamientos, teoriza sobre por qué pasa lo que pasa e incluso plantea posibles soluciones y hace recomendaciones. El problema viene cuando delante de la persona afectada nunca tienen el valor de decir lo que verdaderamente piensan y prefieren mirar al techo y fingir que todo va bien. Simplemente esto no me gusta y no me genera confianza .

 
Así que señores este maltrato verbal es el que he estado viendo durante este verano y he dicho basta.
En este caso el niño tiene 8 años y el comportamiento de sus padres ya está haciendo mella en él.
Podría decir lo mismo de otros integrantes de este grupo que a un nivel inferior se comportan de una manera hacia los niños que me resulta inaceptable.
 
Estoy orgullosa del porteo, de dormir si hace falta los tres en la cama, de jugar juntos, de aprender juntos, de cantar en la calle, de disfrazarse de contarle cuentos hasta que se duerma.... porque cada minuto que pasa ya no vuelve.
 
No puedo entender ,ni me cabe en la cabeza como además de encontrarme con este caso, que los demás hagan como si no pasara nada. Seguirán en las cenas escuchando siempre lo mismo, seguirán criticándola a las espaldas, seguirán aceptando que un bofetón arregla las cosas, o que faltarse al respeto delante de los demás es lo normal.
 
Pues no para mi no es lo normal.
Me siento decepcionada, pero yo no soy ni sorda ni ciega por el momento y mi hijo tampoco.
 
 
Para acabar la entrada de hoy mencionaré otro post que leí no hace mucho en  www.guiainfantil.com donde dicen acerca del abuso y maltrato verbal que ...
 
... el abuso verbal que utilizan algunos padres en la educación de sus hijos puede quitar la capacidad de confianza de los niños. Les dejan "hecho polvo", sin capacidad de reaccionar, sin habilidades sociales. Frases como "Eres estúpido", o "no te metas con mis cosas", sólo insultan y menosprecian a los pequeños, y les hacen crear una imagen negativa de si mismos. En razón de eso, el niño puede mostrar dificultad para relacionarse con los demás, sacar malas notas en el colegio, mojarse en la cama, o adquirir costumbres de chuparse el dedo, etc. Eso sin hablar de lo vulnerable que puede convertirse frente a otros tipos de abuso.
 
 
 
 

10 comentarios:

  1. Madre mía... ¡qué familia más horrible y más tóxica! Si ahora están en el mejor momento, no me quiero ni imaginar el peor.
    Luego les extrañará que nadie quiera que sus hijos se junten con los de ellos, pero es que lo que están criando... me privo de calificarlo porque se trata de niños.
    Creen que lo arreglan todo con violencia física y verbal y luego consiguen que los niños copien ese comportamiento horrible. Bastante habitual.

    ResponderEliminar
  2. pero y el resto? que hacen el resto de personas? mirar al techo? Si su alrededor sigue comportándose como si eso entrara en una rutina NORMAL, ellos no tendrán la necesidad e cambiar nunca porque el alrededor obvia ese maltrato. Ah, he comentado que esta embarazada? que utiliza su embarazo como excusa de todo? por favor, como si el resto del mundo no hubiera pasado por ahí. LAs hormonas no son un monstruo que sale por la boca, esas son sus palabras y su lengua. Es increíble. Ojala recuerde esto dentro de unas semanas como algo muy lejano, porque me reconcome por dentro saber que nadie más quiere ver esto.

    ResponderEliminar
  3. yo me levanto, cojo a Jaume y me voy.

    lo q no está bien no está bien, ya venga de amigos, vecinos, familia o de quien sea.
    creo q Jaume es maduro como para q le expliques lo q no es correcto del comportamiento de alguien.

    oir va a oir esas cosas (basta con que vea un anuncio en la tele de alguna película o algo así... ) pero ahí estás tú, y su padre, para hacerle ver lo que se puede y no, lo q se debe y no.

    una cosa es cierto, oir lo pueden oir, otra cosa es que tú vas a evitar que lo tenga q escuchar una y otra vez y lo asimile. no. eso no.

    lo estás haciendo bien.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alma. No me fui en ese momento por la sencilla razón de que no era yo la que había actuado mal. Aunque me ha quedado claro que mi alrededor prefiere evitar estas situaciones y mirar hacia otro lado. Jaume tendrá que ver muchas cosas pero espero convertirlo en un hombrecito que piense con racionalidad y lógica, pero sobretodo que tenga la suficiente moralidad como para enfrentarse a situaciones peores. No soy una madre perfecta pero sé lo que no quiero en mi vida.
      gracias por comentar. Levanta el ánimo.

      Eliminar
  4. Los trapos sucios se lavan en casa, y si estas en tu mejor momento, no dices cosas que pueden herir a la persona que quieres, por mucho que sea tu forma de hablar.
    Creo que esa persona vio ese comportamiento en sus padres y ahora tiene tan poca autoestima que necesita hacerse grande insultando a los demás. Lo triste es que su hijo está aprendiendo esa actitud y cuando sea mayor, probablemente sea igual o peor que ella.
    Que triste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues es posible que tenga la autoestima por el suelo... pero ha dejado de importarme. ES muy triste...

      Eliminar
  5. Maria, eres única, ole tú.
    Tú i jo ja hem xarrat del tema en persona i saps que pense igual que tú. Sols t'escric per donar-te ànims i que no et preocupes,saps que a nosaltres ens tens per a alló que vulgues.
    Intenta recordar sols els bons moments que hages tingut amb ella, i evita recordar els moments roins.
    (Per cert et vas dixar en ma casa el taçonet del cola-cao, jajajajajaja i els ninets de Jaume)
    T'estime Marietta !! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaayyyyy moltes gracies perleta!! m'animen molt les teues paraules! un abraÇ !!

      Eliminar
  6. Qué triste lo que cuentas... Nunca entenderé cómo gente que supuestamente se quiere es capaz de faltarse el respeto de semejante manera. No es saludable ni para ellos pero si a eso le sumas tener a los niños como testigos, apaga y vámonos. Un besote, guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo tampoco lo entiendo... a veces la maneras de comunicarnos puede irse de las manos, pero en algún momento uno se da cuenta del límite, no? besoss

      Eliminar

me encantará saber tu opinión...