div id='fb-root'/>

domingo, 9 de agosto de 2015

Escenita y rabieta ajena.

Ayer mientras estaba en el trabajo, vi como un niño de unos 3/4 años se tiraba al suelo, (modo rabieta on. )
Que hizo la madre? acercarle hasta la línea de cajas donde habían unos paquetes de chuches. Que es lo que entiende el niño? que cuanto más patalee más le van a premiar.
El niño quería un cucurucho de chuches variadas y un paquete de chupa-chups. Al conseguir solamente uno  se vuelve a tirar al suelo a berrear.
Que hace el padre? después de decir bien alto "contigo no se puede salir a la calle," "ya está bien de gritar", "eres insoportable".... le quita de un zarpazo la bolsa de las manos y la paga en caja.
Que es lo que entiende el niño? pues que el padre es un cascarrabias pero que si grita más que su papá acaba consiguiendo lo que quiere. El padre aplica la ley del más fuerte, por lo tanto cuando el peque quiera algo en el patio del cole dará un empujón.
La madre en silencio coge al niño al brazo acariciándolo mientras el padre enfurecido a la par de abochornado por el comportamiento de su hijo le devuelve el paquete de chuches no sin antes darle un azote en el culo.
Que entiende el niño?  otra vez la ley del más fuerte, del cuando lo digo yo. La madre acaricia al niño dando a entender que no apoya la decisión del padre pero consiente que le meta una zunda antes de darle el paquete de chuches. Por lo tanto y al final, el niño ha sufrido pero consigue lo quiere.
niño 0 padres 0 , porque ahí no gana nadie. Las chuches premian una mala conducta que los padres no saben encaminar.
De la escenita saco en claro, que los culpables son los padres. Sin duda. Ese niño esta aprendiendo unos valores negativos.
  • Porque lo digo yo,
  •  porque si grito por encima de ti gano,
  •  porque si te pego soy más fuerte y mando
  • porque al final me  cansas y te doy lo quieras por no escucharte.
  • y finalmente no te tengo tiempo para escucharte y no quiero que me molestes.
Y de ahí enlazo a un video que he visto esta mañana, una parte del "TALLER DE CIBERACOSO del juez Don Emilio Calatayud".  (Juzga delitos entre jóvenes de 14/18 años.)
Son escasos 17 minutos en los que te hace reflexionar sobre los limites de ahora. O sobre la falta de ellos. Aunque para mí a partir del minuto 9 dice verdades como puños. Y a partir del minutos 13 cuando habla del uso del móvil , he visto una realidad absoluta.

Dice que no da consejos para educar, pero con ironía, te da unos cuantos si quieres tener un futuro delincuente.
 
Creo que ese niño de ayer, en siete años tendrá un móvil/tablet mejor que los padres y pagado por ellos. Por no escucharle, porque es un pesado y porque el niño quiere adaptarse a una sociedad donde todos tienen móvil. Porque no sabe relacionarse de otra forma y porque no tiene la suficiente confianza den si mismo para iniciar una forma diferente de comunicarse.
Ese niño un día no verá el móvil en su mesa de la habitación irá a su madre y le dirá entre gritos que no tiene que entrar en su habitación y no es nadie para quitarle su móvil.
La madre le dirá que pierde el tiempo , que estudie, que ella es la que está pagando las facturas limpiando otras casas y que está demasiado expuesto diciendo donde está y subiendo fotos a todas horas.
El niño que ahora es más alto que su madre, le dará dos gritos más y un empujón cogerá el móvil y se ira a la calle.
El padre cuando llegue, culpara a la madre por mimarlo. Y le dirá que los moratones se los ha buscado.
Llaman al timbre la policía busca al niño. Ha grabado una paliza de un compañero de clase. Solo tienen 13 años y no distinguen la crueldad real de la de los juegos.
NO distinguen los limites, el honor la generosidad, bondad, humildad, respeto, comprensión, honestidad, libertad, justicia, moderación , gratitud y racionalidad.
 
Habrá que plantearse en serio todo esto. Es muy difícil ponerle limites a mi hijo dentro de una sociedad donde no los hay.
Jaume me plantea una serie de preguntas que a veces necesitan una contestación sin censura.
Porque tiene que saber la verdad. Tiene que saber, que primero se dialoga. Que no se grita, que no se puede exigir cualquier cosa, que las cosas tienen su precio, que hay que cuidarlas, que hay que cuidar a las personas. Que el móvil no es un premio es un instrumento para llamar cuando hace falta.  El resto de aplicaciones no le hacen falta. Que si se tiene la suerte de tener una Tablet en casa, se pueden usar juegos interactivos dentro de un horario. No dudo de los beneficios de los juegos que hay para los niños, pero insisto que hay muchos mas de violencia. Una violencia que incita a más violencia.
Nosotros no tenemos Tablet y gracias que tenemos móvil.
Nuestro hijo tiene juguetes de sobra y uno poderosísimo que es la imaginación. Tiene que saber que sus padres vamos a prohibirle lo que creemos que es perjudicial para él,  pero que también nos vamos a tirar al suelo a jugar a los coches con él.
Nos seremos sus amigos, somos sus padres y nuestro deber es conducirle,guiarle y encaminarle con valores positivos y constructivos.
He dicho.

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo contigo. No se trata de cantidad porque lo tenga todo, ni de llenarle de cosas materiales. Se trata de darle calidad y hacerle ver que sus padres estarán ahí

    ResponderEliminar

me encantará saber tu opinión...